Alergia al tacto

Sarpullidos en su cara pelada, helada. Y apareció él, hecho para abrazarla, sin consecuencias en la piel, sin robarla el aire; y así descubrió el tacto que estremece, y los latidos que producen eco dentro.

Deja un comentario