Pecas camufladas

pecas

Mantén la distancia, con quien rechaza la autenticidad de las prendas que visten su alma desnuda; esas, que nos abrigan en el paseo de paseos, mantenla, con quien desea expatriar su propia singularidad… aléjate de quien esconde sus pecas.

Un tren, una vez

tren único

Un billete de ida regalado, y un destino a adivinar. Un vagón al cambio, o un tren que se pierde para siempre en el horizonte. Quizás más que un billete de ida, uno de huída… y el silbato de una locomotora a vapor, que pierde la paciencia, grita que decida.

Almas moribundas

muerte

Quienes se entretuvieron con lo superfluo, son ahora almas vagabundas, que desesperadas, mendigan autenticidad; pues donde ahora son, sólo perdura la esencia pura.
Aquellos que se olvidaron del sentir profundo, tienden a desvanecerse. Dejaron incluso de percibirse a sí mismos, y por ello, son prescindibles del todo para el Todo, del que, a duras penas, todavía forman parte. ¡Qué espera quien se ignora!
Intentan con ahínco no morir en ese nuevo universo, pero es demasiado tarde… de donde llegaron, ya vivían muertos.

Docta ignorancia

alma vieja

Un alma vieja, en un nuevo cuerpo… y en él, prosigue su condena eterna a vagar buscando el “no sabe qué”, que sabe que le falta.

Corazón resiliente

resiliencia

Señoras y señores, hoy hemos presenciado algo inaudito; un corazón roto, pegado con pegamento barato, ha batido el récord en querer.

El relativismo del barro

Se manchan las botas de barro, y los pasos se vuelven torpes y pesados; lastre para quien sólo camina con sus pies.

Pero otra mirada ve posibilidades mutables, y se mancha las manos, que van ligeras modelando; y del barro surgen las formas de un mundo oculto, al que no hay camino caminando.

Herencia intangible

Regadera

Transcienden los genes y el comercio,
las palabras de persistencia infinita,
que siembran las semillas de fuego.

Y la llama que brota
siembra de nuevo;
más que palabras,
en un corazón heredero.

Los ojos riegan las semillas,
Con lágrimas de diferentes matices,
Agua emocionante, alegre y triste,
de una mirada que percibe.

Vivir sin edad

edad es azar

Edad, un cuantitativo práctico para vivir en sociedad y seguir el manual, “a tales años les corresponde tal cosa… “; estándares de iure y de facto.

He tenido menos años y me he sentido mayor; también etapas de Peter Pan. La edad es un índice engañoso, un etiquetado de “supuestos”, un contador banal del tiempo que nos queda, que es puro azar.

Paseo divergente

sinfonica

Mis piernas rebeldes, me sacan a caminar los días con nervio.
Bajo la Cúpula encapotada, lluvia y trueno percuten la banda sonora del paseo; los silbidos del viento anarca, que se manifiesta en mi cara, acompañan.
Y mi mente relajada divaga, y con sus ideas en coro, pone la voz a una sinfónica dirigida por el caos natural en perfecta armonía.

La danza de los conexos

conexos

Tú y yo, imantados
en un baile infinito,
jugando a repelernos,
para volver a sentirnos.
Coreografía de fantasía,
de pasos por magnetismo.