Backdoor

Un potenciómetro, es una resistencia electrónica variable, que permite controlar una magnitud a placer, dentro de un rango. Estos pueden ser gestionados por microcontroladores (de capacidad plana… lectura y ejecución), y microprocesadores (de mayores posibilidades, que además de entender… conectan y gobiernan con diplomacia). Generalmente mi cerebro (ese microprocesador orgánico), entre otras funciones vitales, se encarga de regular los potenciómetros que controlan mis sentidos (esos sensores que hacen percibir) y mis sentimientos (esas percepciones digeridas por el órgano que, en condiciones normales, preside).

Observando me doy cuenta, de que hay personas que se atraen o se repelen… la naturaleza (más que sabia, programada) indicando conexiones viables. Y veo, que cuando se conecta, se abren las puertas traseras del software que define el alma, la esencia propia… y dejamos a la otra parte infiltrarse en lo más profundo de nuestro sistema, dándola el poder de comprometerlo hasta puntos insospechables.

Y es aquí, cuando pienso que he sido hackeado; pues intento bajar la potencia de mis sentidos para no llegar a límites problemáticos, y los controles no funcionan. Y entonces, me manifiesto contra la razón (la residencia presidencial) para pedir explicaciones, y me dice que hubo un golpe de estado, y el cerebro ya no gobierna, que lo hace el corazón (más que un mero motor).

Deja un comentario