Blanco y negro post mortem

En la muerte, la mente consciente, es fiscal en el purgatorio donde se juzgan los recuerdos de peso; los que nos han hecho ser y hacer.

El veredicto, es resultado de la balanza del blanco y negro post mortem: arrepentimiento de color gris ceniza, producto del fuego calcinante presente en el último sentir… o un gris de lapicero,  de testimonio amable, una liberación limpia del lastre que nos retenía en el escepticismo sobre la decencia de nuestra existencia.

Comentar