Viaje en primera clase

primera clase

Más que viajar con lo puesto, viajar sin ello; desnudo… y a ser posible despacio, y ya puestos con riesgo… para sentir la vida estando vivo, bien vivo.

Backup

piel siente

Entre voces y empujones (maleducados), mis sentidos, guardan turno impacientes, por nutrirse de ti… pobres yonkis.
Podría dejarlos libres, disfrutándote a la vez; a riesgo de que me estalle la cordura… quizás podría mantener ese extasis unos segundos; alargarlo, sería como morir de cosquillas…
A cada sentido, en su turno, le digo… siente lo mejor que puedas, que de lo demás, yo me encargo. Y si algún día me faltas, buscaré lo guardado… y combinado… recuperaré tus sensaciones, para al menos… ir tirando.

Si el Universo es pequeño

ella

Tienes un monitor grande delante de tí, y ves un pixel muerto. A partir de ese momento, en el que detectas ese hecho aparentemente insignificante, ese pixel (diferente entre miles o millones) se convierte en el de mayor protagonismo, en el que desvía la atención (no importa lo grande que sea la pantalla)… en las distancias acordes, esa pequeña mota, siempre será percibida con una magnitud mayor por su diferencia radical.

Ella, es una singularidad del universo, y en lo que a píxeles me refería, es una entre miles de millones… mejor dicho, es la única; y una vez detectada, por grande que sea el cosmos y por variadas que sean las estrellas, siempre que observo el cielo en todo su explendor, su magnitud sobresale y ella, acapara toda mi atención, haciendo todo lo demás irrelevante.

Legendarios

cometa

Los acontecimientos importantes no entienden de momentos adecuados, pasan… a pesar de todo. Impactan como un cometa, extinguiendo los elementos del viejo mundo, derrumbando los laberintos de historia antigua que lastra, y que atrapa en vano. Y de ese impacto violento, surgen nuevas posibilidades, donde caben las leyendas… historias inmortales, que por épicas, se pondrán en duda; aún así, y aunque lo que cuenten de nosotros, se quede corto… seremos recordados.

Días malos

días malos

Desde la paz del sueño dulce, entreabre el ojo, y de repente…  obligado, despierta, vislumbrando a través de yelmo y de armadura, una lucha que torna la mesura… en una realidad de enfrentamiento crudo, y protagonista inesperado.

Y en esos segundos de tregua, en los que coge aire para hacerse grande, y continuar batallando, deja al corazón al mando, y piensa… más que en una estrategia de supervivencia, en si esos días que vienen agitados, puede elegir no comprarlos.

Micro y Macro se dan de la mano

micromacro

Unas veces, escudriñando en lo menudo, otras, intentando abarcar lo inmenso; uno se da cuenta de que el tamaño es una ilusión, determinada por los límites de la intención y de la percepción. No importa lo que imponga su presencia, todo, a su manera, contiene el infinito.

Testigos

testigos

Una servilleta de papel, y un bóligrafo prestado que escribe a tropezones… me servirán como testigo en esta mesa de bar de tacto irregular, pegajoso, y húmedo. El bolígrafo atestigua mi realidad parcialmente, dejando los ríos de tinta por donde quiere, y los tramos de sequía en forma de adivinanza, donde se marca el recorrido sin el colorido; y su punta fina, que contrasta con el relieve accidentado de la mesa, rasga la servilleta, que sufre, para un día poder contarlo.

Reloj a deshora

clock

Y qué es un reloj a deshora, sino una manifestación del alma contra el yugo del universo, contra las leyes que aprisionan las posibilidades… sí, una manifestación en vano, es cierto… ya que, sincronizados quienes quieran, y anarcas los demás, el tiempo pasará igualmente, como siempre. Pero si hay alguien detrás, que al menos se entere… de que con esas leyes, yo no estoy de acuerdo.

Tratamientos para el humano cobarde

tratamiento

Clínicas de desintoxicación para quien siente involuntariamente, para el que quiere a su pesar, para el que quiere sin querer… Tratamientos personalizados para cada mal, con rehabilitación en el sentir práctico y en la propiocepción de las emociones de “quita y pon”; y sobre todo, exterminio radical de los brotes que enraizaron, a fin de que la dolencia no se convierta en crónica.

“Paradoxa”

elegir

Hay ocasiones en las que el poder de elección es meramente ilusorio. Por azar, destino, u otras razones que a día de hoy ignoro, todo se presenta preclaro, como si fuese la opción, la que con antelación hubiera escogido a su elector, y le seduce en un intercambio de roles paradójico.