Pecas camufladas

pecas

Mantén la distancia, con quien rechaza la autenticidad de las prendas que visten su alma desnuda; esas, que nos abrigan en el paseo de paseos, mantenla, con quien desea expatriar su propia singularidad… aléjate de quien esconde sus pecas.

Un tren, una vez

tren único

Un billete de ida regalado, y un destino a adivinar. Un vagón al cambio, o un tren que se pierde para siempre en el horizonte. Quizás más que un billete de ida, uno de huída… y el silbato de una locomotora a vapor, que pierde la paciencia, grita que decida.

Almas moribundas

muerte

Quienes se entretuvieron con lo superfluo, son ahora almas vagabundas, que desesperadas, mendigan autenticidad; pues donde ahora son, sólo perdura la esencia pura.
Aquellos que se olvidaron del sentir profundo, tienden a desvanecerse. Dejaron incluso de percibirse a sí mismos, y por ello, son prescindibles del todo para el Todo, del que, a duras penas, todavía forman parte. ¡Qué espera quien se ignora!
Intentan con ahínco no morir en ese nuevo universo, pero es demasiado tarde… de donde llegaron, ya vivían muertos.

Docta ignorancia

alma vieja

Un alma vieja, en un nuevo cuerpo… y en él, prosigue su condena eterna a vagar buscando el “no sabe qué”, que sabe que le falta.

Corazón resiliente

resiliencia

Señoras y señores, hoy hemos presenciado algo inaudito; un corazón roto, pegado con pegamento barato, ha batido el récord en querer.

El relativismo del barro

Se manchan las botas de barro, y los pasos se vuelven torpes y pesados; lastre para quien sólo camina con sus pies.

Pero otra mirada ve posibilidades mutables, y se mancha las manos, que van ligeras modelando; y del barro surgen las formas de un mundo oculto, al que no hay camino caminando.

Paseo divergente

sinfonica

Mis piernas rebeldes, me sacan a caminar los días con nervio.
Bajo la Cúpula encapotada, lluvia y trueno percuten la banda sonora del paseo; los silbidos del viento anarca, que se manifiesta en mi cara, acompañan.
Y mi mente relajada divaga, y con sus ideas en coro, pone la voz a una sinfónica dirigida por el caos natural en perfecta armonía.

Singularidad

singularidad

Personas con sustancia, no hay dos iguales.
La apariencia es una metáfora del Yo, que no siempre se comprende.

Dejarse llevar

potencia control

La potencia sin control, me sirve de almohada.

Asno de Buridán 2.0

asno

Un laberinto ilusorio, una batalla entre lo conocido, y lo aparente que se nos coloca enfrente. Y nosotros en medio e indecisos, con la vida que huye, inmersos en el juego de elegir, con opciones varias (muchas envenenadas). Apariencias fugaces para los sentidos superficiales (los que alertan al cuerpo, y que, si no decodifican con fuego y hielo, engañan al alma). Proyecciones y espejismos, cebos de los monstruos famélicos de gula eterna, que nos roban la realidad a bocados, hasta dejarnos en los huesos.