Padres de los dioses

origen de un dios

Nace un dios de la cobardía humana, de la excusa necesitada. Engendros tóxicos camuflados de adorno, que pudren. Necesidad primitiva, provocada por un sentimiento huérfano, y la aprobación y consentimiento de lo que se nos escapa. Esperanzas ilusas, pues mueren los dioses con la mente que los albergaba.

El mercadillo de identidades

sin rostro

¡Disponemos de ideas prefabricadas de todas las categorías! Complete su kit de personalidad de usar y tirar, con las etiquetas que mejor le combinen; garantía de aceptación por la turba (válida hasta difusión de la colección de nueva temporada).

Platonismo radical

burbuja

Salir de uno mismo, para mirar desde afuera. Poder diseccionar los adentros, habiéndose visto de lejos, pues se ve diferente.
Más que abrir la mente, dejarla suelta.

Blanco y negro post mortem

hell

En la muerte, la mente consciente, es fiscal en el purgatorio donde se juzgan los recuerdos de peso; los que nos han hecho ser y hacer.

El veredicto, es resultado de la balanza del blanco y negro post mortem: arrepentimiento de color gris ceniza, producto del fuego calcinante presente en el último sentir… o un gris de lapicero,  de testimonio amable, una liberación limpia del lastre que nos retenía en el escepticismo sobre la decencia de nuestra existencia.

Almas perfumadas

perfume

Frascos como apariencia, y un aroma temporal con connotaciones de un alma que se diluye en el aire. Envolturas variopintas, de contenido incierto. Unos perfumes duran… otros perduran, y los menos, trascienden los sentidos.

Él, consigo

Nuevo Universo

Donde todo es posible, creó un nuevo universo; allí era artista y dios. El límite era sólo un escalón, para alguien, que además de tener fuertes piernas, batía sus alas.