La danza de los conexos

conexos

Tú y yo, imantados
en un baile infinito,
jugando a repelernos,
para volver a sentirnos.
Coreografía de fantasía,
de pasos por magnetismo.

Ofensiva no violenta

mascara

Planto batalla a las mentes que se apagan,
temen mi figura quienes anestesian sus almas.
Con ayuda de mi máscara de esencias,
oculto mi verdad, por prudencia,
me camuflo entre ellos… y en silencio,
infiltrado en sus adentros,
descalcifico sus cerebros.

Mentes miopes

mente miope

Hay quien sólo piensa de cerca,
y de lejos sospecha borroso.
Como lente, apertura de mente;
soltar las ideas en libertad,
devolverlas a su hogar,
ponerlas detrás del horizonte.

Pincel de fuego

dios bohemio

Un dios bohemio,
mancha el universo,
con su pincel de fuego.
De las manchas, las galaxias,
con nosotros dentro.

Atrapado

preso natural

¿Se ha liberado el pájaro, que se fuga de la jaula,
que está adentro en la celda, de la prisión suprema?
Nido de atrapamientos, que dónde termina…
Va por los pasillos buscando la salida,
a vientos puros que nutran su vuelo.
Ya sin aliento, encuentra un agujero,
y fuera, en la luz… cansado, bebe del charco,
y en su reflejo, aún se ve prisionero.

Pseudocódigo

poema programado

Boceto en mi mente el algoritmo de llegarte.
Un poema de comandos, que ejecutan sentimientos,
para alimentar al corazón y avivar tu fuego;
arte programado con un fin claro,
sin estar presente, permanecer a tu lado.

Sábanas platino

sabanas magicas

En mis sábanas, tu néctar, tu calor líquido,
tus lágrimas sinceras… se conjura un hechizo,
huellas que transportan a momentos guardados;
simple tela antes, ahora mágico instrumento,
para afrontar tu ausencia temporal,
hasta nuestro reencuentro.

Eclipse

eclipse

La luna llena se despidió del sol,
en su último encuentro de colchón.
Caminos diferentes conectados,
que algún día irán de la mano.

El viento en el cosmos acelera el tiempo,
y finalmente, el uno sobre el otro de nuevo.
Bajo sábanas de estrellas y polvo galáctico,
se abrigan del cometa y su estela de hielo.

Cinco minutos más pide la luna,
antes de otro hasta luego.
Dos astros en rebeldía,
ante la dictadura del universo.

Tectónica de almas

volcan

Secretos de tu cuello con aroma de café,
besos de cacao con grumos de placer.
Tu mirada, en corto, desdibuja la razón,
una bala arcoiris que fulmina al corazón.

Piel con piel, y del estremecimiento, un sismo,
un movimiento que improvisa el caos genuino.
Por las venas, lava que fluye excitada,
con los vientos libres que abanican tu espalda.

Tu melena flota como nubes moradas,
que anuncian tormenta de centellada.
Poder y fragilidad simultáneas,
atajo para dos almas que se abrazan.