Docta ignorancia

Un alma vieja, en un nuevo cuerpo… y en él, prosigue su condena eterna a vagar buscando el “no sabe qué”, que sabe que le falta.

Comentar

Deja un comentario