El peligro de soñar sin vértigo

Cada vez soñaba más alto, y al volver para vivir, sentía que tenía energía para ser capaz de todo. Solía ser así, hasta que soñó tan arriba (allí donde se pierden de vista los astros) que al regresar y querer realizar sus fantasías, se encontró con un vallado de altura y profundidad infinitas, un cerco a sus posibilidades…

No sabía si era una prueba, o si quizás había llegado al límite.

Deja un comentario