El pundonor del perro callejero

En su hambre era gobernante, y aún con su cuerpo desnutrido, su alma, que rebosaba energía, le dotaba de las fuerzas necesarías para poder cambiar la historia.

Deja un comentario