Eruditos comunes

Eruditos de lo ajeno, regalan consejos gratuitos a quien no los necesita. No arriesgan con sus vidas, siguen un manual guionizado por otros, que marca los cercos. No comprenden la osadía del que diverge; no les culpo, carecen de la información más sensible… la que no perciben más que quienes se entienden, los conexos, los que han desencriptado sus corazones para llegar el uno al otro; esa información que llega en forma de sensaciones y energía, que sin decir nada explícitamente, tiene la potencia de resumirlo todo en un instante.

Tuertos, que irónicamente, intentan imponer su punto de vista. Individuos doblemente cobardes; lo son por ellos y lo son por ti, que te quieren igual de mediocre. Esos, a los que si obvias, esperarán con ansia el momento de decir “te lo dije”, pero pobres de ellos, llegará el momento en el que mirarán desde abajo, con telescopio, como el que sueña con llegar a las estrellas.

Deja un comentario