Fuga terrenal

La mente que encuentra su lugar (aquel rincón del universo, que todo lo llena) no desea volver, proclama en voz alta la intención de mudanza perpetua. Por el contrario, la que regresa de forma voluntaria, lo hace con ánimo de venganza; usará sus nuevas dotes, para pintar de negro el mundo al que guarda rencor por la comprensión negada.

Deja un comentario