Herencia intangible

Transcienden los genes y el comercio,
las palabras de persistencia infinita,
que siembran las semillas de fuego.

Y la llama que brota
siembra de nuevo;
más que palabras,
en un corazón heredero.

Los ojos riegan las semillas,
Con lágrimas de diferentes matices,
Agua emocionante, alegre y triste,
de una mirada que percibe.

Comentar

Deja un comentario