Juegos de mesa

En nuestro aburrimiento, hemos creado el juego de juegos, y dispuestos a echar una partida de Geoconquista, nos repartimos las fichas. Las fichas, en este juego “sombras”, son de diferentes tonos grises.
Las acompaña un tablero, un mapa de microbloques, con índices asignados de población, materia prima y otros recursos, por donde las sombras han de desplazarse.
Y encima del tablero, dos barajas; ambas para robar al azar, por turnos, antes de actuar. Una, con cartas que complementan a las sombras, proporcionando objetos de poder únicos, la otra, con cartas que muestran amenazas y obstáculos a salvar, que consisten en eventos imprevistos, o personajes surgidos de la turba con cualidades distintivas… según depare la suerte.

• Entre los objetos de poder podemos encontrar: hilo de marioneta (para manejar oculto), trapo de bandera (para separar conciencias), alzacuello y libro (para gestionar los miedos), monedas de oro (para comprar al insobornable), una balanza justiciera (para alterar las reglas), el martillo de hierro (para imponer la fuerza), la caja de cartón (que proyecta verdades de humo), y un muñeco de vudú (para castigar al revolucionario, sin levantar sospechas). Varias unidades de cada, con diferentes grados de poder, y acumulables.

• Entre los personajes que dificultarán la meta del juego, están: el educador (para regar las mentes), el analista (para ver más de lo evidente), el protector (para defender las causas perdidas), el artista (para motivar la vida) y el inventor (para construirla), el orador (que transmite verdades), el paladín (para impartir justicia), el sanador (para combatir la muerte) y el revolucionario (para unirlos a todos, dispuesto a sacrificarse por los ideales puros). Aparecerán en repetidas ocasiones con distintas acciones.

• Y en los eventos a afrontar; desastres naturales y pandemias, crisis humanas y revoluciones sociales, relaciones y alianzas entre los personajes surgidos de la turba…

Cabe destacar, que si se da la condición de que el revolucionario une a los demás personajes, todos los jugadores pierden la partida. Gana quien antes conquiste una cantidad de terrenos cuya suma supere la de todos los demás adversarios de la partida, posesión del mundo por mayoría absoluta.

Comentar

Deja un comentario