La sensibilidad del fuego

Consciente de sí mismo, se protegía pasando desapercibido. A veces, involuntariamente, despertaba misterio, y por ello algunos le decían “sé tu mismo”, y al confiar, y al serlo, aquellos, se alejaban espantados. Su forma de ser era el mejor detector de hipócritas.

Deja un comentario