Libre, ergo auténtico

El arte no se puede forzar, pues el arte obligado no es arte, es producto. Debe ser libre, y originar sensaciones extintas o desconocidas. Puede incluso llegar a romper y recomponer el alma en el mismo momento, mutarlo, y elevarlo a la cima del universo.

Comentar

Deja un comentario