Oscuridad inocua

Su oscuridad no era de temer, era el resultado de perder la mayoría de su luz por alumbrar a quien lo necesitó. Su energía seguía siendo de naturaleza armónica; únicamente, que al no lucir, no resultaba evidente.

Deja un comentario