El relativismo del barro

Se manchan las botas de barro, y los pasos se vuelven torpes y pesados; lastre para quien sólo camina con sus pies.

Pero otra mirada ve posibilidades mutables, y se mancha las manos, que van ligeras modelando; y del barro surgen las formas de un mundo oculto, al que no hay camino caminando.

Herencia intangible

Regadera

Transcienden los genes y el comercio,
las palabras de persistencia infinita,
que siembran las semillas de fuego.

Y la llama que brota
siembra de nuevo;
más que palabras,
en un corazón heredero.

Los ojos riegan las semillas,
Con lágrimas de diferentes matices,
Agua emocionante, alegre y triste,
de una mirada que percibe.

Vivir sin edad

edad es azar

Edad, un cuantitativo práctico para vivir en sociedad y seguir el manual, “a tales años les corresponde tal cosa… “; estándares de iure y de facto.

He tenido menos años y me he sentido mayor; también etapas de Peter Pan. La edad es un índice engañoso, un etiquetado de “supuestos”, un contador banal del tiempo que nos queda, que es puro azar.

La danza de los conexos

conexos

Tú y yo, imantados
en un baile infinito,
jugando a repelernos,
para volver a sentirnos.
Coreografía de fantasía,
de pasos por magnetismo.

Singularidad

singularidad

Personas con sustancia, no hay dos iguales.
La apariencia es una metáfora del Yo, que no siempre se comprende.

Juegos de mesa

geoconquista

En nuestro aburrimiento, hemos creado el juego de juegos, y dispuestos a echar una partida de Geoconquista, nos repartimos las fichas. Las fichas, en este juego “sombras”, son de diferentes tonos grises.
Las acompaña un tablero, un mapa de microbloques, con índices asignados de población, materia prima y otros recursos, por donde las sombras han de desplazarse.
Y encima del tablero, dos barajas; ambas para robar al azar, por turnos, antes de actuar. Una, con cartas que complementan a las sombras, proporcionando objetos de poder únicos, la otra, con cartas que muestran amenazas y obstáculos a salvar, que consisten en eventos imprevistos, o personajes surgidos de la turba con cualidades distintivas… según depare la suerte.

• Entre los objetos de poder podemos encontrar: hilo de marioneta (para manejar oculto), trapo de bandera (para separar conciencias), alzacuello y libro (para gestionar los miedos), monedas de oro (para comprar al insobornable), una balanza justiciera (para alterar las reglas), el martillo de hierro (para imponer la fuerza), la caja de cartón (que proyecta verdades de humo), y un muñeco de vudú (para castigar al revolucionario, sin levantar sospechas). Varias unidades de cada, con diferentes grados de poder, y acumulables. Continuar leyendo “Juegos de mesa”

Dejarse llevar

potencia control

La potencia sin control, me sirve de almohada.

Asno de Buridán 2.0

asno

Un laberinto ilusorio, una batalla entre lo conocido, y lo aparente que se nos coloca enfrente. Y nosotros en medio e indecisos, con la vida que huye, inmersos en el juego de elegir, con opciones varias (muchas envenenadas). Apariencias fugaces para los sentidos superficiales (los que alertan al cuerpo, y que, si no decodifican con fuego y hielo, engañan al alma). Proyecciones y espejismos, cebos de los monstruos famélicos de gula eterna, que nos roban la realidad a bocados, hasta dejarnos en los huesos.

La extinción de la nobleza

nobleza

Traidores de precio barato… la abundancia, que devalúa.
Daños para otros, que deforman a uno mismo. Y deformados y perdidos… carentes de identidad, solo quedan disfraces oportunos, de usar y tirar.
¿Dónde reside la grandeza de un ser que abandona sus valores más preciados, los que antes cotizaban cerca del infinito?

Trapos que ondean: la holística, para mañana

trapo

Una sociedad inmadura escucha los ecos de los egos, y se pervierte, y entonces genera muros de trapos que ondean, y de bulos de ficción a través de los siglos… Y a las palabras se les cambian la apariencia y el sonido, para torpedear el sincronismo. Los egos crecen, y la empatía desaparece; cada parte se cree que prevalece, pero, por sí solas, no son magia.