Ofensiva no violenta

mascara

Planto batalla a las mentes que se apagan,
temen mi figura quienes anestesian sus almas.
Con ayuda de mi máscara de esencias,
oculto mi verdad, por prudencia,
me camuflo entre ellos… y en silencio,
infiltrado en sus adentros,
descalcifico sus cerebros.

Si los dioses fueran, la vida sería un reality

Dioses como meros espectadores del drama supremo, seres hambrientos de morbo, y de un show intenso.
Mientras observan, picotean estrellas con mantequilla para saciar su estómago, y nosotros, enjaulados e ignorantes, vamos dando tumbos.
Tirados en su colchón de nube, en lo alto de casi todo, disfrutan de nosotros, su capricho, mascotas con potencial para hacer su tiempo entretenido.
Pero uno de ellos, se pregunta si les ocurre lo mismo; si no hay una verdad de infinito recorrido, una pregunta recursiva e inherente a todo ser con pensamiento, que resume; que es libre el que ignora o suelta el lastre, y que el que conoce (creyendo ser espectador), tiene dueño y es un bufón para un ser desconocido.

Don Nadie, no era un villano

don nadie

Él no era un virus para la turba; era la cura. Un agitador de conciencias, un abanderado de la revolución interna… la revolución verdadera. Era un caballero de valentía radical; sus ideas trascendían la vida.

Mentes miopes

mente miope

Hay quien sólo piensa de cerca,
y de lejos sospecha borroso.
Como lente, apertura de mente;
soltar las ideas en libertad,
devolverlas a su hogar,
ponerlas detrás del horizonte.

Las flores, vivas

La belleza es una verdad que alegra los sentidos.

Pincel de fuego

dios bohemio

Un dios bohemio,
mancha el universo,
con su pincel de fuego.
De las manchas, las galaxias,
con nosotros dentro.

Funambulismo

balance

Camino sobre una fina cuerda, de montaña a montaña, sin sujecciones… y diría que sin vértigo (sensación tranquila y rara). Como cuando juego a mantener el equilibrio sobre el adoquín del borde de una acera.
Después, siento que me venzo hacia un lado lentamente, pero el aire me abraza y el mundo se gira justo lo que necesito, para recuperar la perspectiva y continuar erguido, avanzando en mi línea, en mi camino.

Atrapado

preso natural

¿Se ha liberado el pájaro, que se fuga de la jaula,
que está adentro en la celda, de la prisión suprema?
Nido de atrapamientos, que dónde termina…
Va por los pasillos buscando la salida,
a vientos puros que nutran su vuelo.
Ya sin aliento, encuentra un agujero,
y fuera, en la luz… cansado, bebe del charco,
y en su reflejo, aún se ve prisionero.

Marionetas en rebeldía

marionetas que sienten

Una marioneta que siente; piensa, y a una marioneta que piensa, se le tensan los hilos. Y entonces, una marioneta siente por otra… y la otra por la una, algo recíproco. Así que plantan cara al destino, cortando aquellos hilos tensos que usaba quien les movía la vida siguiendo un guión perverso.

Pseudocódigo

poema programado

Boceto en mi mente el algoritmo de llegarte.
Un poema de comandos, que ejecutan sentimientos,
para alimentar al corazón y avivar tu fuego;
arte programado con un fin claro,
sin estar presente, permanecer a tu lado.