Ratón de laboratorio

Inmerso en una cadena de pruebas y trampas, no entiende nada: laberintos, puzzles y rompecabezas…  anzuelos, ratoneras y señuelos; la vida le reta sin motivo aparente, y le pone cebo… y él, iluso, cae, porque cree que el destino le debe algo.

Deja un comentario