Rescatando al loco que llevo dentro

El “loco” encarcelado en mis adentros… es, irónicamente, el responsable de impulsarme la vida. En los vis a vis, charlamos, y me consta que es la parte más pura de mí… y entonces observo, y me angustia la culpa, porque cumple condena siendo inocente. Prisionero por su potencial espontáneo, que usa métodos ignotos, y resultan un golpe de humildad a mi capacidad de comprensión.

Pero basta, basta ya… en pro de la justicia, hoy destrozaré las rejas de esa celda, para vayas libre y te sienta el viento al volar, para que el suelo note tus pisadas contundentes, para que el sol se ciegue cuando fijes la mirada en el horizonte, para que la luna y las estrellas curen su insomnio, y para que los mares puedan sentirse inmensos y pequeños a la vez, como una lágrima que se escapa sin querer.

Deja un comentario