Trapos que ondean: la holística, para mañana

Una sociedad inmadura escucha los ecos de los egos, y se pervierte, y entonces genera muros de trapos que ondean, y de bulos de ficción a través de los siglos… Y a las palabras se les cambian la apariencia y el sonido, para torpedear el sincronismo. Los egos crecen, y la empatía desaparece; cada parte se cree que prevalece, pero, por sí solas, no son magia.

Comentar

Deja un comentario