Tropezar hasta la muerte

Usó tanto sus alas, que cuando ya no pudo batirlas y le tocó caminar, tropezaba constantemente; y al caer, se abrieron heridas en sus piernas atrofiadas, que nunca cicatrizaron.

Deja un comentario