Un tren, una vez

Un billete de ida regalado, y un destino a adivinar. Un vagón al cambio, o un tren que se pierde para siempre en el horizonte. Quizás más que un billete de ida, uno de huída… y el silbato de una locomotora a vapor, que pierde la paciencia, grita que decida.

Comentar

Deja un comentario